Politica

Se profundiza la imagen negativa de CFK pero le gana a Macri, incluso podría haber un balotaje entre dos peronismos

Un estudio de la consultora que dirige Gustavo Córdoba fue contundente: por tercera vez consecutiva la imagen de la expresidenta Cristina Kirchner crece pero sin embargo le ganaría al presidente Mauricio Macri en cualquier escenario. Además, si bien lo consideró como “escenario poco probable”, aseguró que si Cambiemos perfora el piso de los 25 puntos se puede hablar de un escenario de balojate entre dos peronismos.

Entrevistado por Fabricio Moschettoni, en el programa “Decision967” que se emite por Radio 96.7 de La Plata, Córdoba fue consultado sobre sus últimos estudios de opinión pública, y dijo: “hay un escenario muy complejo para la sociedad argentina, tanto político como económico, y el dilema es que toda la clase política está recibiendo una suerte de voto castigo, de la cual no escapa ni la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que para nosotros por tercera vez consecutiva subió su imagen negativa. Ahora ¿cómo es factible que siendo así le gane un mano a mano a Mauricio Macri?, y básicamente es porque creo que hoy lo que verificamos es un voto castigo con volumen fuerte a Macri”.

“El voto castigo es por la situación económica y la mala praxis política en donde el gobierno cometió errores más allá de este último respiro que logró con la votación del Presupuesto 2019”, evaluó.

Acerca de la performance de la senadora nacional por Buenos Aires, dijo: “el techo de ella es similar al piso electoral. El tema es el cambio de contexto. El año pasado tuvimos un escenario de crisis económica no tan profundo como el actual, con niveles de confianza más alto respecto del Gobierno, y por eso pudieron equilibrar la balanza electoral. Había un contexto económico negativo pero la gente dijo que estaba dispuesta a dar un empuje más. Pero ahora la sociedad argentina no piensa en esos mismos términos. Hoy el malo de la película es el gobierno de Macri, como el año pasado lo fue Cristina”.

“Ese cambio de contexto explica de alguna manera que la busquen a Cristina, porque en realidad no hay otro dirigente político que tenga el volumen que ella tiene”, agregó, y dijo que además la ex mandataria tiene un peso fuerte en territorio bonaerense, mientras que los otros opositores no: “Buenos Aires tiene el 40 por ciento del electorado, entonces no es tanto mérito de Cristina sino falta de mérito del resto del arco opositor a Macri”.
“Felices los cuatro”

Acerca de los cuatro dirigentes del PJ no alineados con Cristina (Sergio Massa, Juan Schiaretti, Juan Urtubey y Miguel Pichetto), dijo: “en primer lugar en esa foto famosa el único que ganó fue el consultor que puso la oficina, porque esa foto no tuvo desarrollo. Al otro día que salieron en esa foto hablaban peste entre sí. Y uno de ellos, el de Córdoba que es Juan Schiaretti, después de esa foto no hizo un solo comentario. Esa es la oposición no kirchnerista. E incluso hoy nadie sabe como se llaman: le decimos peronismo federal, peronismo republicano, peronismo bueno, pero no hay un elemento que nos permita dar identidad política, y ahí está su debilidad más grande”.

¿Dos peronismos para segunda vuelta?

Córdoba estimó que “dos meses en Argentina es mucho tiempo. Si en dos meses le sacan los fueros a Cristina hablamos de otro escenario. Pero sí está claro que hoy hay incertidumbre y no hay un ganador en primera vuelta, y en una eventual segunda vuelta no podemos descartar a que sea entre dos peronismos”.

“Cambiemos está en el umbral mínimo de apoyo histórico y esto representa una merma en su caudal electoral porque hay desilusión entre sus votantes. Puede darse una situación que el gobierno mejore su performance si mejoran las condiciones políticas y económicas, pero puede darse un empeoramiento y el gobierno siga perdiendo apoyo. Si el gobierno perfora el piso de los 25 puntos puede darse la posibilidad a los dos peronismos de que ellos disputen la segunda vuelta: es un escenario difícil pero no podemos descartarlo”, subrayó.

Acerca de si las posiciones de Elisa Carrió, o Ricardo Alfonsín le quita chances al Gobierno, dijo: “le afecta más en lo simbólico que en los votos. Hoy cuando medimos por partido, el radicalismo no supera el 6 por ciento a nivel nacional. Es un dato objetivo. Pero está después lo simbólico porque el radicalismo tiene presencia nacional”.