Sociedad

Salió a festejar su primer día de trabajo como policía y fue baleada por motochorros

El hecho ocurrió en Tucumán. La oficial de 24 años se había estrenado en el operativo de seguridad del clásico de fútbol entre San Martín y Atlético. Se encuentra internada con heridas internas en el hígado y un riñón

El sábado, la oficial de policía Micaela Manganelli vivió un día que nunca olvidará: le otorgaron su primera tarea en la fuerza de seguridad en la provincia de Tucumán. Su responsabilidad era formar parte del operativo del clásico de fútbol entre Atlético y San Martín. Sin embargo, esa jornada que se la suponía con un desenlace festivo por el estreno laboral, terminó rozando la tragedia y teniendo a la joven de 24 años como protagonista. Fue atacada a tiros por motochorros en un intento de asalto.

La tarea de Manganelli durante la disputa del partido transcurrió sin mayores sobresaltos. El primer día de trabajo había sido satisfactorio. Por eso, la joven policía decidió salir a celebrar a la noche su estreno dentro de la fuerza de seguridad.

Así, se reunió junto a algunos familiares y amigos en un bar del centro de la capital provincial para celebrar su primer día de trabajo. Después de pasar unas horas entre risas y tragos, la policía emprendió su regreso a casa. Lo hizo como acompañante de la moto que era conducida por su compañera Florencia García Fernández.

Todo parecía normal, hasta que detrás del rodado se apareció otra moto, con dos integrantes masculinos, que parecía seguirlas.


"Miro por el retrovisor y veo que se nos acerca una moto, sin luces ni nada. Era obvio que nos venía a robar. Las dos veníamos de civil. Uno de los que estaban en la moto intentó sacarle el bolso a Micaela. Ella se resistió, nos terminaron tirando de la moto y ya cuando estaba en el piso, le dispararon", relató García Fernández, en declaraciones al diario La Gaceta.

Milagrosamente, las dos mujeres policías fueron asistidas minutos después por compañeros que se trasladaban en una camioneta de la seccional 6ª de la policía. Manganelli fue trasladada de urgencia al Hospital Avellaneda, donde se la atendió en el shock room debido al disparo de bala recibido en la espalda.

Los especialistas constataron que la paciente llegó al lugar lúcida, con conciencia y con un cuadro de neumotórax y lesiones en el hígado y en su riñón derecho.

"Estaba muy ilusionada con su trabajo. Es una desgracia que le pasara esto el primer día, estaban festejando que había entrado a la Policía y ahora le pasa esto", afirmó el padre de la víctima, Claudio Manganelli, al mismo medio tucumano.

La otra víctima del ataque aseguró que los delincuentes nunca supieron que ellas eran policías, ya que se trasladaban vestidas de civil. García Fernández terminó con algunos golpes y raspones en sus brazos, mientras que hasta últimas horas del domingo, Manganelli se encontraba todavía internada y en condición estable.

En tanto, aún no se pudo detener a los responsables del ataque. La policía tucumana realizó durante todo el domingo entrevistas a los vecinos de la zona para poder dar con los prófugos.