Sociedad

Un limpiavidrios podría ir a la cárcel por agredir a una mujer en un semáforo

Recibiría entre 2 y 10 años de cárcel. La justicia lo consideró "violencia de género"



La semana pasada en la intersección de las avenidas Colonia y Amancio Alcorta, en Parque Patricios, a metros del Club Atlético Huracán, un limpiavidrios con un objeto punzante en la mano, le rompió la ventanilla y destruyó el parabrisas del auto a una mujer que no quiso darle propina. El hombre se encuentra con prisión preventiva a raíz del hecho que fue enmarcado como violencia de género.

Para el fiscal Carlos Rolero Santurain, a cargo de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N°31 de la Ciudad, el hecho que fue registrado por la cámara del domo ubicado en la esquina del estadio del "Globo", responde a una "tentativa de robo agravado por el uso de arma", que podría derivar en "una pena de hasta 10 años de prisión de cumplimiento efectivo".

"Esta persona le exige dinero y ante la negativa de la mujer es que la ventanilla de su lado queda destruida, le rompe el parabrisas, el hecho de limpiar el vidrio es casi una excusa para acercarse al vehículo", consideró en diálogo con Infobae el fiscal Rolero Santurain.


En esa línea el representante del Ministerio Público Fiscal detalló que desde un primer momento, a raíz de cómo se dieron los hechos, las características del lugar y la forma en el que el agresor se dirige a la víctima, todo permitió ubicar el ataque dentro de la "violencia de género".

"La mujer en esas condiciones se encuentra en una situación de vulnerabilidad mayor", sostuvo el fiscal remarcando que el caso deja además en evidencia que "las situaciones de violencia de género no se dan exclusivamente dentro de un contexto de pareja o de ex pareja".

"Enmarcarlo como violencia de género presupone una evaluación distinta de la prueba, por eso el testimonio de la víctima, la única que declaró porque el resto de los testigos se dieron a la fuga ante el hecho de violencia, toma un valor fundamental", expuso.

El limpiavidrios se encuentra detenida con prisión preventiva. Su defensa presentó en las últimas horas un recurso de amparo, por lo que deberá esperarse a ver si la Cámara confirma la resolución de primera instancia.

El jueves pasado, día en que tuvo lugar el ataque, tras el episodio la mujer regresó junto a su marido a la esquina en que ocurrió el hecho, dando con el agresor a unas pocas cuadras. Una vez ubicado dio aviso a la Policía de la Ciudad que concretó la detención.