General

A 22 años del crimen de Cabezas, sigue latente el reclamo de justicia

Los asesinos del reportero gráfico de la editorial Perfil, el primer trabajador de prensa muerto tras la recuperación democrática, fueron condenados pero están en libertad. El ex policía Gustavo Prellezo, autor material del crimen, podrá comenzar a ejercer como abogado.

Al cumplirse 22 años del cruel asesinato del reportero gráfico, José Luis Cabezas, aquel verano de 1997 mientras cubría la temporada en Pinamar para la editorial Perfil, se realizan diversos homenajes en su memoria, mientras todavía sigue latente el reclamo por justicia.

Cabezas fue el primer trabajador de prensa que murió como consecuencia de su trabajo desde la recuperación democrática, en un hecho perpetrado por personas vinculadas al empresario postal Alfredo Yabrán.

Todos los implicados en su cruel asesinato están en libertad. El ex policía Gustavo Prellezo, autor material del crimen, obtuvo la libertad condicional en diciembre de 2016. Había sido condenado a prisión perpetua por el asesinato y pasó tan solo 13 años en la cárcel porque en 2010 fue beneficiado con una prisión domiciliaria, de la que fue posteriormente liberado. Durante su estancia en la cárcel estudio derecho y acaba de recibir una matrícula de abogado por parte del Colegio Público de la Capital Federal.

En cuanto al jefe de Seguridad de Yabrán, Gregorio Ríos, fue condenado como instigador del crimen de cabezas y hace dos años la Justicia dio por terminada su condena, en la actualidad reparte su tiempo entre la zona norte del Gran Buenos Aires, donde habita, y Corrientes, provincia en la cual administra unos campos.

En tanto que el policía Sergio Camaratta condenado a prisión perpetua, murió el 3 de abril de 2015 y el efectivo de la bonaerense Aníbal Luna condenado a prisión perpetua se encuentra beneficiado "por un régimen especial" y se encuentra en libertad en la localidad bonaerense de General Madariaga.

Lo mismo sucede con el ex comisario Alberto "La Liebre" Gómez, comisario de Pinamar al momento del asesinato y condenado por haber liberado la zona la noche del crimen, y que en la actualidad goza de un régimen de "libertad asistida". En cuanto a la banda de los "Horneros", el grupo de delincuentes que fueron reclutados por Prellezo y que participaron en este crimen, tuvieron casi todos una suerte similar a la de Ríos y los uniformados.

José Luis Auge, condenado, fue liberado en 2004, y Sergio Gustavo González resultó liberado en febrero de 2006 por reducción de pena a 20 años, pero ese beneficio se le conculcó al quedar envuelto en una causa por drogas. Mientras que Horacio Anselmo Braga, sentenciado a 18 años de prisión quedó en libertad el 25 de enero de 2007 y Héctor Retana murió en 2001 en la cárcel de Olmos.