General

El Obispo Fernández se plantó y no quiere que el Puerto de La Plata sea "un fantasma maquillado"

Mediante una nueva misiva, el titular de la Arquidiócesis de La Plata, monseñor Fernández se pronunció en favor de un ambicioso plan para el desarrollo de la Región Capital y se plantó ante quienes dicen que "el Puerto está muy activo porque recibe dos barcos por día".

A través de una nueva nota de opinión titulada "Un fantasma maquillado", dirigida para su publicación a los medios digitales de la Región Capital, el Arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Fernández volvió a expresar su pensamiento sobre el Puerto de La Plata, y que a su entender "debe ser un ambicioso plan de desarrollo"  para la Región.

Pero, el arzobispo Fernández mostró su insatisfacción y disconformidad antes quienes manifiestan que el puerto funciona bien y al respecto sostuvo: "me llama mucho la atención que se diga que el puerto ya está muy activo, sólo porque recibe un promedio de alrededor de dos barcos petroleros diarios". Seguidamente preguntó: "¿Qué es eso al lado de las enormes posibilidades dormidas que tiene nuestro puerto?" y aseguró que "está sobradamente equipado para muchísimo más que eso".

"Sabemos que cualquier proyecto se enfrentaría con los límites de la saturación si no se construyen los tres kilómetros que unirían la autopista con el puerto. Al lado de lo que ya se hizo no es nada, y de hecho este verano he visto que en la provincia se siguen construyendo rutas y autopistas", amplio el Obispo platense y nuevamente interrogó: "¿Qué son tres kilómetros si realmente se quiere potenciar esta región?".

 "Yo soy un hombre del interior y sé de ciertos abandonos. Sin duda habrá presiones, pero si no defendemos nosotros el federalismo real nadie lo hará por nosotros", concluyó "Tucho" Fernández.

Texto completo   
"Un fantasma maquillado"

En estos días estamos hablando de la urgente necesidad de un ambicioso plan de desarrollo  para nuestra región, de manera que realmente tengamos futuro.

El puerto sería una pieza esencial, no sólo por la dinámica comercial que crearía, por los puestos de trabajo que generaría y por el movimiento económico que podría provocar por sí mismo. Una tarea hecha con inteligencia y ambición sería capaz de pensar el puerto junto con un desarrollo productivo exportador. Nuestro cordón frutihortícola podría incorporar producción especializada muy demandada en otros países, que tendría salida directa por nuestro puerto. Es sólo un ejemplo de tantas otras posibilidades que podrían generar una cadena virtuosa de desarrollo. No puedo hacerlo yo, pero en La Plata, con su Universidad, tenemos inteligencia y capacitación de sobra como para generar muchas ideas realizables.

Frente a este amplio horizonte, me llama mucho la atención que se diga que el puerto ya está muy activo, sólo porque recibe un promedio de alrededor de dos barcos petroleros diarios. ¿Qué es eso al lado de las enormes posibilidades dormidas que tiene nuestro puerto? Además, está sobradamente equipado para muchísimo más que eso.

Sabemos que cualquier proyecto se enfrentaría con los límites de la saturación si no se construyen los tres kilómetros que unirían la autopista con el puerto. Al lado de lo que ya se hizo no es nada, y de hecho este verano he visto que en la provincia se siguen construyendo rutas y autopistas. ¿Qué son tres kilómetros si realmente se quiere potenciar esta región?

Yo soy un hombre del interior y sé de ciertos abandonos. Sin duda habrá presiones, pero si no defendemos nosotros el federalismo real nadie lo hará por nosotros.


Víctor Manuel Fernández
Arzobispo de La Plata