Sociedad

Salvaje ataque contra la policía en la Villa 20: arrojaron piedras para evitar una detención

A José Luis Miranda, alias "Gula", lo venían rastreando desde hacía tiempo.

Era buscado por estar acusado de varios delitos, todas causas por robos, sin contar que, además, sobre su persona pesa una prohibición de salida del país. El jueves pasado la Policía de la Ciudad de Buenos Aires lo halló y detuvo en la Villa 20 del barrio porteño de Villa Lugano. Pero su captura no iba a ser sencilla.

El arresto comenzó a congeniarse cuando los investigadores de la Comisaría Comunal 8 recibieron el dato: Miranda estaba escondido en aquel barrio de emergencia, donde también residen familiares suyos con antecedentes delictivos. "No salía del lugar y seguía delinquiendo", informaron fuentes policiales a Infobae.

Tras semanas de trabajo de campo, los investigadores establecieron un patrón de movimientos y personal de la división Brigadas de Prevención de la misma sede policial actuó de encubierto. Los efectivos de seguridad aguardaron la oportunidad adecuada y lo detuvieron durante la tarde del jueves. En ese momento empezó la batalla.

Con Miranda inmovilizado contra el suelo, los habitantes del asentamiento comenzaron a amedrentar a los policías. "Soltalo", "no le aprietes la cabeza", "lo están verdugueando", se les escucha decir a varias mujeres en una filmación que ellas misma registraron con sus teléfonos celulares. Mientras tanto, Gula llama a "su gente" repitiendo una y otra vez: "Vengan, vengan giles".

Tras ello, la tensión iba a pasar a mayores. Con la llegada del patrullero las agresiones pasaron de insultos verbales a piedrazos que hasta caían desde las viviendas en las alturas. Dos de los cascotes impactaron incluso contra el propio Miranda.

Entre los agresores se observa a hombres, mujeres y jóvenes, algunos de los que, por apariencia, podrían ser menores de edad. La escena culminó con el patrullero yéndose del lugar perseguido por los piedrazos.

Producto del salvaje ataque tres oficiales sufrieron traumatismos, pero sin complicaciones graves, informaron las mismas fuentes. El móvil policial, en tanto, terminó con abolladuras y los vidrios de las ventanas rotos.

Finalmente Miranda fue trasladado. El Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Nº 30, a cargo de Jorge López, le inició una causa, que se suma a las otras en su haber, por atentado y resistencia a la autoridad y lesiones.