General

Causas naturales: "Cómo nos matamos para vivir más"

Nos estamos matando para vivir más tiempo, pero no necesariamente mejor. Con el cáustico sentido del humor que caracteriza a la autora, Causas naturales, su nuevo libro, nos ofrece una alternativa: vivir bien aceptando nuestra propia mortalidad.

Ensayista, activista social, columnista habitual en la revista Time, Barbara Ehrenreich, que alguna vez se describió a sí misma como una destructora de mitos, aborda en su nueva obra una serie de tópicos relacionados con la salud, poniendo en tela de juicio suposiciones relacionadas con la medicina y la industria del bienestar –como las prácticas de meditación secularizadas– y hasta presentando algunos reparos en relación con las dietas de moda o la cultura del fitness. 

Su primera aproximación ataca la confianza ciega que occidente deposita en los poderes de la medicina preventiva, como mamografías que pueden causar daño o colonoscopias más invasivas de lo necesario, pero conforme se adentra en sus reflexiones aparecen inquietudes más filosóficas: ¿importa  extender la duración de la vida sin atender  a su calidad? ¿Más es necesariamente mejor? Ehrenreich señala que la medicina se ha vuelto tan poderosa –y tan rentable– que muchos procedimientos parecen incuestionables. En particular, los pacientes se han acostumbrado a someterse a tantas pruebas y exámenes que parece inevitable detectar algo incorrecto, o al menos algo digno de seguimiento. Procedimientos cuya confiabilidad, por otra parte, es a veces dudosa, con graves consecuencias o habituales falsas alarmas. 

Ehrenreich, además, desafía el lugar común de que el cuerpo funciona como una máquina en la que cada parte realiza sus tareas obedientemente para sostener un equilibrio. Según la autora, existe evidencia que sostiene lo contrario. Por ejemplo, también puede comprenderse el sistema inmunológico como un sistema de conflicto entre las propias células compitiendo por espacio, comida y oxígeno. Evidentemente podemos influir en estos «conflictos» a través de nuestros hábitos personales y del uso de la tecnología, pero no necesariamente controlarlos por completo.

Repleto de ideas que consiguen sorprender –cuando no directamente convencernos–, a veces irónico, demoledor desde la llanura del sentido común, Causas naturales es ante todo una invitación a seguir buscando respuestas que estén a la altura de las grandes preguntas.