Sociedad

El vicepresidente de Irak aseguró el régimen iraní ha desplegado misiles balísticos en Basora

En un video distribuido en redes sociales, Ayad Allawi dijo que la información surge de la inteligencia israelí y fue la razón por la que el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, realizó una visita sorpresa a Bagdad la semana pasada. La escalada de tensiones entre Washington y Teherán continúa

El ex primer ministro y actual vicepresidente iraquí, Ayad Allawi, aseguró este miércoles que la inteligencia israelí posee imágenes satelitales que muestran misiles balísticos desplegados por Irán en Basora, y que esa información fue la que motivó al secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, a cancelar sus planes y realizar un visita relámpago Irak la semana pasada.

Estas armas instaladas en la ciudad portuaria al sur de Irak estarían apuntando hacia los países del Golfo Pérsico, región que ha visto una escalada de tensiones en los últimos días, de acuerdo a los dichos del políticos publicados en un video en redes sociales, recoletados por el periodista de Niqash Mustafa Habib.

Además, en el video Allawi también señala que la llegada de Pompeo a Irak habría evitado un ataque preventivo de Israel sobre los misiles en Basora, de acuerdo al video.


Irán mantiene una fuerte presencia en el vecino Irak a través de diferentes milicias chiitas que se armaron para luchar con el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS, en inglés) y son leales a Teherán y del accionar de la Fuerza Quds, brazo en el extranjero de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria de Irán.

Sin embargo, este despliegue sería una novedad en Irak, donde funcionan numerosas bases militares estadounidenses, y consistiría en un aumento en la escalada de tensiones entre Washington y Teherán, iniciada en 2018 cuando el presidente Donald Trump anunció el retiro de su país del acuerdo nuclear, que ya tiene al mundo en vilo.

A comienzos de mayo Estados Unidos anunció el despliegue de un portaaviones, un buque de asalto anfibio y un escuadrón de bombarderos en Medio Oriente para dar un "mensaje claro" a Irán. La medida fue una respuesta a un informe de inteligencia que presuntamente demostraba las intenciones de Teherán de atacar activos estadounidenses en la región.

En consecuencia, Irán amenazó con cerrar el estrecho de Ormuz, puerta de entrada al Golfo Pérsico, y señaló que la flota enviada era más un "blanco" que una "amenaza". Al respecto, el martes se reportó que buques tanqueros de Arabia Saudita habían sufrido actos de sabotaje y que drones operados por los hutíes, rebeldes yemeníes vinculados a Irán, habían atacado dos estaciones de bombeo en el país.

Esta semana Estados Unidos dejó trascender que tenía listos los planes para un despliegue de 120.000 tropas si las tensiones aumentaban, y este miércoles retiró al personal no imprescindible destacado en Irak, en la que se ha convertido en una crisis que recuerda a los momentos previos a la invasión de 2003 que llevó a la caída de Bagdad.

La figura de Allawi, ex miembro del partido Baath que luego partió a un exilio de 30 años por sus diferencias con el dictador Saddam Hussein, precisamente cobró una enorme importancia tras la rápida victoria de las fuerzas estadounidenses contra las tropas iraquíes en aquella campaña y no está exenta de polémica.

Allawi se convirtió entonces en el primer líder de Irak tras la caída de Saddam, en 2003 y como presidente interino del Concejo de Gobierno formado por la coalición internacional que lideró Estados Unidos. Luego fue el primer ministro del país entre 2004 y 2005, vicepresidente entre 2014 y 2015, y en 2016 nuevamente se convirtió en vicepresidente, cargo que aún mantiene.