Sociedad

Por las inundaciones, una plaga de mosquitos provocó la muerte de animales en el nordeste de Córdoba

La zona más complicada es la localidad de La Rinconada y la Costa del Río Dulce. Entre las causas, se encuentran la crecida del Río Dulce y un nivel de precipitaciones que superó los valores históricos

El nordeste de la provincia de Córdoba atraviesa un panorama complicado por las graves inundaciones, específicamente en la localidad de La Rinconada, en el departamento Río Seco, y parajes de la Costa del Río Dulce.

Esta situación llevó a que una plaga de mosquitos provoque la muerte de varios animales. El gobierno provincial continúa con los trabajos de mitigación.

Los integrantes de la Sociedad Rural de Jesús María recorrieron la zona
durante el último fin de semana, y reiteraron el pedido a las autoridades
provinciales para terminar con las tareas de mitigación y remediar esta
situación que afecta a gran parte del ganado.

 Los productores y vecinos del lugar, reclamaron pulverizar con larvicidas las zonas rurales afectadas, debido a que hay campos que hasta el momento no han sido monitoreados
Los productores de la zona comentaron que se llegó a esta situación por la
crecida del Río Dulce, a lo que se sumó un nivel de precipitaciones que superó los valores históricos de la zona, ya que en seis meses cayeron 700 milímetros.

ambién afecta las temperaturas que no son habituales para la época de
otoño, y hasta el momento no se han registrado heladas. Todo esto favoreció a la proliferación de los mosquitos, que ya impacta en casi 500 mil hectáreas.

Los excesos hídricos también complican la alimentación de los animales,
fundamentalmente en aquellos recién nacidos o más pequeños.
Reclamo de los productores: "Necesitamos una solución urgente. Ya se nos han muerto cabritos, cabras, ovejas, animales yeguarizos y terneros recién nacidos. Tememos que las pérdidas sean irreparables", denunció a la rural de Jesús María, el productor Néstor Báez.

Por su parte, Julieta Zárate, vecina de la zona, comentó: "Si bien los
mosquitos en el pueblo son menos, en el campo todo sigue igual. Ahora, nos
enfrentamos a otra problemática: por tantos mosquitos, los animales no han salido a comer. Y por la lluvia y el barro, el pasto se ha perdido casi por
completo. Desgraciadamente, la mortandad de animales no se termina acá. La falta de alimentos para los animales ahora es otro gran problema".