Espectaculos

Héctor Larrea recordó el día que casi se aleja de la conducción del exitoso programa "Seis para triunfar"

El reconocido locutor contó una divertida anécdota sobre el célebre programa entretenimientos de la década del '80

Su nombre está asociado históricamente a la radio, fundamentalmente a través de su exitoso Rapidísimo. Sin embargo, Héctor Larrea también supo brillar en la pantalla chica con un ciclo que marcó a varias generaciones a mediados de la década del '80: Seis para triunfar.

Casi tres décadas y media después, el reconocido locutor se refirió a ese histórico ciclo en un mano a mano imperdible con Confrontados, el ciclo que conducen Rodrigo Lussich y Carla Conte a través de la pantalla de El Nueve.

"Seis para triunfar fue un dibujo de la vida. En el '86 me dicen 'mire Héctor, sería bueno que usted volviera a poner la cara en televisión. Bueno, fantástico. Viene un amigo, que había sido representante mío, dice voy a hablar con Bayard a Canal 11 por un folclorista. Ah, decile a Bayard que si tiene algo para  mí lo voy a hacer", comenzó con su relato.

"Me llaman, me dicen 'mirá, hay un productor que se llama Ricardo Wagner, que está por hacer para nosotros un programa, se va a llamar Seis para triunfar. '¿Y cómo es?, así, así, medio flojito'. Miren, ¿por qué no probamos? Hagamos este programa, si a usted no le gusta y nos convencemos todos que va mal el programa, no va más. Bueno, le tomo la palabra", continuó el reconocido locutor.

"Veo el programa, yo también estaba medio encaprichado también, no era fácil tratarme. Entonces, lo mando a mi socio a la reunión posterior al programa y diga por qué el programa era una porquería. El programa, hasta que entramos nosotros, no salía de los 3, 4, 5 puntos de rating", recordó.

"Entonces, estaban todos reunidos, mi socio saca el papelito para decir todo lo porquería que era el programa y en ese momento entra el Vasco Lupenena, que era el encargado de los ratings, se asoma y dice: '¿Saben cuánto hizo Seis para Triunfar?, 17 puntos'. Mi socio agarró el papelito, se lo metió en el bolsillo, y dijo felicitaciones, ahora convénzanlo ustedes a Héctor", concluyó con su humor característico, para luego agregar que el ciclo fue, para él, "una gentileza de la vida".