Sociedad

Un adolescente vendía droga en la escuela y decía ser "narco" pero el cártel de Tláhuac lo secuestró y golpeó para "darle una lección"

El joven de 14 años fue secuestrado y posteriormente lo tiraron afuera de su casa con vida



En la Ciudad de México, un adolescente de 14 años de edad, que presuntamente vendía drogas en la secundaria y que "presumía" ser narco, fue secuestrado por el cártel de Tláhuac, golpeado, amarrado, y finalmente tirado afuera de su casa, sin embargo con vida.

El joven a quien decían "Junior", creó el rumor que poco a poco fue creciendo y esto llegó hasta los oídos de los verdaderos traficantes, quienes lo siguieron y corroboraron las historias que circulaban a su alrededor eran mentira, incluso las pequeñas dosis de la supuesta droga que venía, las conseguía de un conocido.

Así que como venganza, durante la tarde del miércoles, el comando armado le dio un "levantón" cuando "El Junior" salía de la escuela secundaria, el menor fue golpeado y luego envuelto en plástico transparente para empaquetar, le colocaron una bolsa amarilla en la cabeza y lo dejaron con vida en la puerta de su casa junto con un mensaje en su cuerpo firmada y de acuerdo a las autoridades, adjudican este hecho al Cártel de Tláhuac.

De acuerdo con los testigos, el hecho ocurrió alrededor de las 18:00 horas y fue observado por varias personas de la colonia Granjas en el Sur de la Ciudad de México, quienes reportaron la situación al 911.


10 minutos después, llegó una patrulla de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, pero no encontró al joven, pues los familiares de "El Junior" lo trasladaron por sus propios medios al Ministerio Público.

El menor relató lo sucedido, su padre rectificó esto a las autoridades y dejó en claro que no quería problemas, tras esto los padres no levantaron una denuncia y tampoco dio su declaración el adolescente, según informó el portal El Universal.

La procuraduría local ordenó vigilar el sector e indagar el entorno familiar del joven para evitar alguna situación más complicada, aunque en el sitio no se encontraron cámaras de vigilancia, por lo que se desconoce las características de los agresores.